RÓMULO MACCIÓ. CRÓNICAS DE NEW YORK

16 octubre, 2019 23:57

IMG_7974

IMG_7971La Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, inauguró la exposición de pinturas: Rómulo Macció. Crónicas de New York, como un homenaje al artista recientemente fallecido cuya obra ya es parte de la historia del arte argentino y latinoamericano.

Con la curaduría de Florencia Battiti y con la museografía de Juan José Cambre, se exhibe una selección de obras de la serie que el artista realizó, en su taller de Manhattan, hacia fines de los años ochenta y principios de los noventa.IMG_7984

La cabeza llena de pintura por Florencia Battiti (extracto del Catálogo)

“Macció pintó ciudades, como la suya, Buenos Aires, y también otras que visitó o frecuentó durante diferentes períodos. Y claro, Nueva York no podía dejar de ejercer su hechizo sobre él, un conjuro repleto de esplendores y miserias. Allí, entre idas y venidas, vivió casi tres años, hacia fines de los años ochenta y, nuevamente, a fines de los noventa. Casi puedo verlo, apoyándose contra la vidriera de alguna librería donde se vende La hoguera de las vanidades, la novela que Tom Wolfe publicó en 1987 y que pinta un fresco descarnado de la capital financiera del mundo, o deambulando de noche por P. J. Clarke’s, lamentándose de la velocidad con que la gentrificación transforma una bella ciudad en una fortaleza consumista. Nueva York ofició de escenario perfecto para que Macciò probase, una vez más, la enorme capacidad expresiva y narrativa que tiene la pintura.

A pesar de las innumerables imágenes de Nueva York que se agolpan en nuestra memoria, esta serie logra resignificarlas a todas; en realidad, Macció las utiliza conscientemente a veces, inconscientemente otras, las deglute, las fagocita para devolverlas frescas —recreadas— en sus propias obras.

IMG_7973

Se trata entonces de imágenes construidas, elaboradas a partir de una síntesis personalísima que, si bien parten de algunas ideas de la realidad, se alimentan también de la memoria y de toda la carga subjetiva que esta conlleva. Claro, también cuentan sus propias fotografías —que Macció consideraba meros bocetos, a pesar de que se vendieran carísimas— y cualquier otro factor que pudiera aparecer en el hacer y que él considerase apropiado para deconstruir el cliché, para dinamitar el estereotipo de una metrópoli vista una y mil veces.

“Tengo la cabeza llena de pintura”, le confesaba Macció a Fernando García en una de las pocas entrevistas en las que no se lo percibe tan incómodo. “Pinto mucho en la cabeza. En la tela lo plasmo, pero nunca sale igual. Se va transformando. Nunca podés llevar la obra al ideal que soñaste.” Nunca sabremos cómo se vería ese ideal no alcanzado al que Macció aspiraba llevar su obra pero quizás eso sea lo mejor. Al fin de cuentas, ¿qué vendría a ser una pintura ideal?, ¿la que se amoldó perfectamente a la idea? ¿La que no permitió que se colaran los desvíos? Fueron la fuerza, el dinamismo y los rotundos contrastes de la ciudad de Nueva York —con su capacidad de reunir lo mejor y lo peor del mundo, según sus propias palabras— lo que conmovía a Macció, además del olor a cebolla frita, a imprenta, a cartón… Hoy conmueve ver que estas obras siguen respirando vitalidad y que son el mejor testimonio de la máxima que el artista solía machacar: “En pintura, la pintura es lo más importante”.

IMG_7975

Rómulo Macció (1931 – 2019), fue uno de los cuatro creadores del movimiento Nueva Figuración, junto a Luis F. Noé, Ernesto Deira y Jorge de la Vega, una de las vanguardias más vitales de la pintura argentina. La obra de Macció supo romper aquella falsa dicotomía entre abstracción y figuración, brindando una nueva mirada a la pintura abstracta al incorporar al hombre en ella. En su monumental obra, el ser humano es un motivo constante. Bohemio, temperamental, bon vivant e irreverente, Macciò es uno de los más importantes artistas de la segunda mitad del siglo XX en la Argentina.

La muestra podrá visitarse desde el próximo 17 de octubre hasta el 23 de febrero de 2020, de martes a domingos de 12.00 a 20.00 hs.

Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat
Olga Cossentini 141 – Puerto Madero

Leave a reply

required

required

optional