LOS VENCEDORES Y LOS VENCIDOS

31 julio, 2014 20:23
Guillermo Kuitca y Alfredo Prior "Kremlin y castigo"

Guillermo Kuitca y Alfredo Prior “Kremlin y castigo”

MARCAS DE VIOLENCIA EN LA COLECCIÓN DEL MUSEO DE ARTE MODERNO.

Oscar Bony. Culpable-inocente de la serie “Suicidios”, 1998 Fotografía enmarcada bajo vidrios agujereados por disparos de pistola Walther  P 88 de 9 mm (díptico)

Oscar Bony. Culpable-inocente de la serie “Suicidios”, 1998
Fotografía enmarcada bajo vidrios agujereados por disparos de pistola Walther P 88 de 9 mm (díptico)

El sábado 2 agosto, a las 18 h, inaugura la exposición Los vencedores y los vencidos. Marcas de violencia en la colección del Museo de Arte Moderno, Av. San Juan 350.
La muestra reúne cerca de 50 obras de gran formato del patrimonio del Museo de Arte Moderno de artistas fundamentales de la historia del arte argentino con curaduría de Ana María Battistozzi.
El eje de la muestra pone de manifiesto, de diversas maneras, la dimensión de la violencia a lo largo de los últimos 60 años.

Jorge de la Vega. Los vencedores, 1961  Óleo sobre tela (díptico)

Jorge de la Vega. Los vencedores, 1961
Óleo sobre tela (díptico)

Resonancias de la violencia en el arte
El arte, sostiene la curadora, ha actuado como caja de resonancia de la violencia de nuestro tiempo. Ese eco ha sido revelado por gran parte del arte y la cultura argentinos en distintos momentos, como consecuencia de acontecimientos históricos o políticos puntuales pero, inclusive, más allá de ellos. Así es posible reconocer un continuum que se presenta a través de alusiones explícitas, procedimientos retóricos y en los modos de producción de los artistas a lo largo de las últimas décadas.

Diana Dowek. El hambre, 1981  Acrílico sobre tela

Diana Dowek. El hambre, 1981
Acrílico sobre tela

La Colección del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires constituye un corpus que refleja de manera rotunda esa presencia inquietante. “Nacida la institución al año siguiente de la denominada ‘Revolución Libertadora’, el patrimonio que llegó a conformar no podía crecer al margen de las tensiones entre ‘vencedores y vencidos’ que se generaron en esa década”, señala Battistozzi.
El impulso de retorno que ha hecho de la violencia una inminencia siempre al acecho que la sociedad argentina ha empezado a naturalizar, plantea la necesidad de una reflexión y, en este sentido, la producción artística de las últimas cinco décadas tiene mucho por aportar.
Así lo atestiguan las obras de Ananké Assef, Oscar Bony, Ricardo Carpani, Jorge de la Vega, Diana Dowek, León Ferrari, Nicolás García Uriburu, Norberto Gómez, Alberto Greco, Nicolás Guagnini, Alberto Heredia, Enio Iommi, Guillermo Kuitca, Jorge Macchi, Rosalía Myriam Maguid, Nuna Mangiante, Hernán Marina, Gian Paolo Minelli, Luis Felipe Noé, Daniel Ontiveros, Margarita Paksa, Sandro Pereira, Duilio Pierri, Cristina Piffer, Santiago Porter, Alfredo Prior, Dalila Puzzovio, Silvia Rivas, Florencia Rodríguez Giles, Juan Carlos Romero, Graciela Sacco, Antonio Seguí, Regina Silveira, Gabriel Valansi, Mónica Van Asperen, Edgardo Antonio Vigo y Horacio Zabala.

Un gran conjunto patrimonial
Pocos conjuntos patrimoniales en la Argentina ofrecen un terreno tan fértil en esa materia. Obras como Los vencedores, que Jorge de la Vega pintó en 1961, o Figuras (1960), la obra de Noé que también participa de los rasgos estilísticos que inauguró el grupo la Otra figuración pueden ser consideradas punto de partida de un itinerario que incluyó hitos como El parto (1982) y El San Martín (1974) de Alberto Heredia o Crucifixión (1983) de Norberto Gómez. También hay obras que se constituyeron en referencias históricas insoslayables como El hacha (1972-1998) y los Anteproyectos de Cárceles (1973) de Horacio Zabala, Violencia (1972) de Juan Carlos Romero, Sombras del sur y del norte (2001) de Graciela Sacco y Culpable e inocente (1998) de Oscar Bony. Y la obra Cucarachas (2001) de León Ferrari o la serie “Mesadas” (2002) de Cristina Piffer, vertebradas bajo el signo de la violencia de 2001. Otras obras significativas se suman a este grupo como la irónica Kremlin y castigo (1983) de Prior-Kuitca y los más recientes aportes de Santiago Porter (Serie “La ausencia”, 2001) y Florencia Rodríguez Giles (Sín título, 2010).
Realizar una lectura de esta importante colección en clave de la violencia significa desentrañar sus implicancias. Y, de alguna manera, persistir también en el intento de alcanzar, a través de la reflexión estética y sus aportes conceptuales, el sentido de algunas proyecciones del pasado que sobrevuelan la cultura del presente y, acaso, contribuir a su mayor comprensión.
Los vencedores y los vencidos es un proyecto propuesto por Ana María Battistozzi, el cual se gestó durante la dirección de Laura Buccellato al frente del Museo de Arte Moderno, el cual nos honra continuar desde la actual gestión de Victoria Noorthoorn.
La concreción de esta exposición y la publicación del catálogo ha sido posible gracias al apoyo de la Comisión de Mecenazgo y del trabajo del equipo de Patrimonio y Curaduría del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

MUSEO DE ARTE MODERNO
Av. San Juan 350, Ciudad de Buenos Aires
Martes a viernes: 11 a 19 hs. Sábados, domingos y feriados: 11 a 20 hs. Lunes cerrado (excepto feriados). Entrada general: $15. Martes gratis.

Leave a reply

required

required

optional