JUAN DOFFO

26 abril, 2014 17:02

DOFFO [800x600]

GALERIA RUBBERS INAUGURA LA EXPOSICIÓN DE JUAN DOFFO

Dos años después de la muestra retrospectiva “Cuando Tarkovski plantó un árbol en mi casa”, Juan Doffo vuelve a la galería Rubbers con una exposición de obras recientes, realizadas con distintas técnicas pictóricas y fotográficas y titulada Breves pasajes de luz.

“Vamos de la sombra a la sombra, a través de breves pasajes de luz”, se lee en el prólogo que firma Lucas Beccar. “Juan Doffo erige metáforas visuales para intentar dar respuesta a los inconmensurables interrogantes del hombre: el amor, la belleza, el arte, la vida, la presencia inconmovible de la muerte, las creencias religiosas, la sexualidad, el tiempo infinito”, agrega.

Juan Doffo_estudio [640x480]

Juan Doffo nació en Mechita, un pueblo ferroviario de la provincia de Buenos Aires. Allí, desde muy niño, tuvo la percepción de ese espacio sin límites llamado pampa, como también de su reflejo, a veces simétrico, en el interminable cielo estrellado, pleno de enigmas y de respuestas. Cuenta la leyenda que un tiempo más tarde adquirió la casa y el campo donde había nacido su madre, que plantó con sus manos cien árboles y que algunas noches puso una cama fuera de la casa, para que sus hijos pudieran tener la experiencia, siempre única, de mirar las estrellas. Así, Mechita continúa siendo en la vida de Juan Doffo una suerte de centro cósmico y de lugar en el mundo, desde donde se proyecta una filosofía, a través de la obra de arte.

Fruto de una residencia internacional cumplida en una fazenda del Estado de San Pablo, Brasil, junto a artistas de los Estados Unidos, Francia y Alemania, son las fotoperformances que se exhiben en la muestra, a modo de registro bidimensional de una experiencia que se desarrolló en todos los planos y registros posibles. Rastros. Huellas de una búsqueda.

Doffo abrevó en fuentes de la filosofía hermética, estudió Religiones Comparadas y se acercó al Zen, en distintos momentos de su vida. De esas fuentes tomó conceptos que hoy son constitutivos en su obra. “Hermes Trismegisto -refiere- nos enseñó que todo es mente, todo es percepción de la mente. También nos enseñó que ‘arriba es como abajo’, y viceversa. Vivimos entre dos infinitos y la única certeza es el instante, un pasaje de luz, y no debemos perder la capacidad de hallar el centro en ese instante”.

El concepto –muy freudiano- de que la metonimia es una metáfora desplazada, lo lleva a Juan Doffo a internarse en el territorio de los símbolos, y en la mención pictórica de cosas que son reflejos de otras cosas, prefiguradas, figuradas o esfumadas en la tela, planteada como una pantalla o una ventana abierta hacia otra dimensión.

El futuro y el pasado son infinitos [640x480]

Abstracción que se vuelve figuración; pinturas que descorren velos y proponen un diálogo con quien las mira; sucesivos anillos de fuego, registrados por una cámara fotográfica: todo eso es el arte de Juan Doffo.“La muestra –dice el artista- afirma un aspecto de mi persona, que es la necesidad de crear estructuras, formas simbólicas, para vivir. Lo cotidiano es una construcción de cada día, y le vamos dando forma sobre un plan, sobre una estructura, una arquitectura de lo real. Así trabajo yo: primero encuentro una geometría, una estructura, y luego me dedico a volar, a jugar, a crear en base a la estructura. Uno puede dominar técnicas pictóricas o técnicas de cualquier tipo, pero si no tiene nada para decir, entonces no hay obra de arte”.

Breves pasajes de luz se inaugura el próximo martes 29 de abril en la galería Rubbers Internacional, Avenida Alvear 1595, ciudad de Buenos Aires, y permanecerá abierta al público hasta el miércoles 30 de mayo, en horario de 11 a 20 (lunes a viernes) y 11 a 13 (sábados).

Leave a reply

required

required

optional