DANIEL GARCIA

28 mayo, 2019 23:47

IMG_5801

DAMAS DE SHANGHAI

Hacía tiempo que no se veía en Buenos Aires una muestra tan extensa del artista rosario que supo sobresalir en los ’80 con sus imágenes conceptuales que lo posicionaron en la escena local.

Desde el 4 de mayo y hasta el 15 de junio se exhibe en la galería Gachi Prieto: Damas de Shanghái.

IMG_5800

Las piezas que integran esta exposición conforman su más reciente serie de trabajos, resultado de una investigación pictórica profunda cuyo comienzo está directamente relacionado con la seducción ejercida sobre el artista por unas imágenes encontradas en internet: unos retratos luminosos, pintados con un realismo ingenuo. Icónicas figuras de sonrientes jóvenes orientales, con peinados occidentales de entreguerras, ataviadas con coloridos y entallados qipaos y rodeadas de flores. Esta serie de trabajos indaga en la perturbadora visibilización femenina y la discusión de su rol en la sociedad de ambos hemisferios, oriental y occidental, durante el siglo XX.

IMG_5802Transcribimos un fragmento del texto del catálogo de Daniel García: Enseguida averigüé que esos retratos, que me habían “shanghaizado”, provenían de unos particulares almanaques llamados yuefenpai (月份牌), literalmente afiche calendario, en chino. Hoy objeto de búsqueda de numerosos coleccionistas y reproducidos ad infinitum en tarjetas postales y posters, estos almanaques publicitarios se produjeron en Shanghái y tuvieron su apogeo en las décadas de 1920 y 1930. En sus brillantes cromolitografías, ilustradas por artistas varones, encontramos glamorosas representaciones de la mujer moderna china que, como la mujer fatal del film noir, a la vez que es objeto de la mirada masculina a la cual se ofrece, desafía –a su manera y por su misma visibilización– el orden patriarcal. Mujer moderna que es tema de discusión en la sociedad del momento, particularmente en la shanghainesa y cuyos ecos, los de esta discusión, resuenan actualmente en nuestra sociedad.IMG_5803

En la convulsionada China de los años veinte, la Nueva Mujer, en chino Xīn nǚxìng (新女性), se convirtió en el estandarte de todos aquellos que buscaban un cambio en la sociedad. La lucha por un cambio de paradigma cultural que asignara un nuevo rol a la mujer (en un país que salía de un sistema feudal patriarcal en el que la mujer casi no tenía voz, ni visibilidad excepto como cortesana) se transformó en un tema central para diversos intereses, locales y extranjeros, desde la política hasta la publicidad. También en el cine, cuya industria se hallaba instalada en Shanghái. Durante su edad de oro, los años treinta, muchas de las películas, sobre todo las de ideología izquierdista tenían por tema la “Nueva mujer” y su potencial subversivo para una tradición patriarcal. En muchos casos los roles, sobre todo en su destino trágico, tenían semejanzas con las futuras femmes fatales del film noir. Los directores, hombres, se ocupaban de señalar cuál era el camino correcto para la modernización de la mujer.
Un personaje masculino lo aclara en un film: “¡Sólo aquellas que sean más autosuficientes, más racionales, más valientes y más conscientes del bienestar público pueden ser las mujeres verdaderamente modernas!”

Desde el 4 de mayo al 15 de junio
Galería Gachi Prieto
Uriarte 1373, CABA
www.gachiprieto.com

Leave a reply

required

required

optional