ANA GALLARDO: SENTIR, ENFRENTAR, CONFRONTAR

27 diciembre, 2015 23:40

 

Josefina Tommasi-9012 [800x600]

Josefina Tommasi-9089 [640x480]“De todos los conjuntos significantes, quizá solo la escritura jeroglífica presente simultáneamente con tanta maestría, la ambigüedad profunda de la figura y del signo, que es la misma de la vida y del pensamiento”. Roland Barthes.

ana gallardo

Ana Gallardo, performance

Quizá por habernos conocido en los 90 en México; quizá por saber de su padre funcionario del gobierno español en Buenos Aires hasta los 80, mi relación con la producción de Ana Gallardo guarda un acercamiento expectante. Es el deseo de que me guste en plenitud, y lo que alcanzo es un interés permanente por el decurso de sus propuestas que, habitualmente deparan sorpresas de un sentimiento adolorido, que busca interrogar al espectador: sean tarjetas que el público puede retirar con el dibujo de “El vestido de María Luz Galarza, 15 años, desaparecida el día 28 de marzo de 2009, en la localidad de Los Cardales, partido de la provincia de Buenos Aires. Fue a llevarle a su hermana comida al trabajo, a seis cuadras de su casa y no regresó”; otra con el esquemático dibujo también en blanco y negro de “La isla, prostíbulo riojano, propiedad del Chenga Gómez. Aquí habría estado Marita Verón, 23 años, desaparecida desde el 5 de abril del 2002”; grabaciones fílmicas, papeles abocetados in situ, (2015) de paisajes para esta exposición; y un singular carromato presentificado con su trasporte de bicicleta y, al mismo tiempo documentado en color durante un insonoro desplazamiento callejero por el suburbio porteño mientras la misma artista lo conduce, y de a ratos lo empuja, ayudada por su hija y otros colaboradores.

5_Baile Japones [640x480]

Aparece una brevísima filmación donde su padre anciano barbado, hace una aparición testimonial, nostálgica, que se puede escuchar con auriculares. Por su parte, otro amplio sector de la muestra con espontáneas carbonillas inmensas y medianas y pequeñas busca acercar, desde la captación naturalista de un lago mexicano donde se informa fueron depositadas tras una épico traslado desde Rosario, – y hermana mediante- las cenizas de la madre de la expositora, exhibe cierta irradiación estática, misteriosa, sugerente en sus frescos y oscuros trazos.

Josefina Tommasi-9002 [640x480]
Novela familiar en el sentido freudiano con su carga de fantasía y complejo que parece explicitar el amplio jeroglífico antológico de “Un lugar para vivir cuando seamos viejos” título de esta muestra con un catálogo donde la autora aparece sugerida con su cabeza esfumada en un autorretrato sosteniendo un arma bien delineada con la boca del cañón apuntando al espectador, bajo el título “Sicaria”.

CARRITO
En las paredes un par de textos extensos, detallados y desgarrados descalzan el humor que, en ocasiones, se filtra desde algunas trasgresionales propuestas en las alternativas de la vida cotidiana. Así también se recupera la historia de una frustrada beca en un hospital extranjero para prostitutas abandonadas en la vejez; o una filmación color que registra una personal participación junto a un grupo de ancianas japonesas en típicas danzas orientales, kimono incluido; el rescate fílmico de un diálogo con un tío inmigrante que acepta acompañar a su sobrina, la artista, a su España natal pero termina por rechazar el ofrecimiento. Siempre está Gallardo presente, incorporada, determinada a empujar con su esfuerzo de arte el rodar de la vida, el flujo donde con mucha premeditación pero también con intrepidez es ella misma la arrojada a suerte y verdad. Cuál sería entonces ese lugar que Ana Gallardo, autodenominándose “sicaria” se/nos propone para “cuando seamos viejos”, sino un fluir de instalar/desinstalar encuentros y desencuentros sensibles bajo la inclemente luz del día?

Alberto Mario Perrone, de la Asociación de Críticos de Arte.

MUSEO DE ARTE MODERNO
Avenida San Juan 350, Ciudad de Buenos Aires.
La exposición se podrá visitar hasta el 3 de abril de 2016

Leave a reply

required

required

optional